Dice el escritor mexicano Naief Yehya que Versos de una hora, el más reciente volumen de cuentos de Rodolfo JM: “está poblado por víctimas, estrellas del porno (Rex Porneau, un apenas disimuladoMax Hardcore), demonios, arañas psicotrópicas, Frida Kahlo y otros monstruos, pero sobre todo, destacan los poetas subversivos que sueñan con cambiar el mundo con palabras, lanzar una revolución de versos incandescentes capaces de demoler el orden que han impuesto las hormigas de la burocracia, la disciplina y la represión.”

En este libro, los universos desplegados por Rodolfo JM son cercanos a lo que llamamos o conocemos como ciencia ficción, pero al autor le preocupa más ahondar en los vericuetos emocionales de sus personajes, que en desplegar una extensa teoría científica o tecnológica. Al contrario, los cuentos presentados buscan desandar el camino para entender las decisiones de estos personajes que crecen y se desarrollan en escenarios complejos, en los que la desolación, la soledad, la destrucción personal, son las constantes.

Los cuentos de Versos de una hora nos presentan espacios cercanos al nuestro, pero en donde algo se ha torcido, son pequeñas variaciones, algunos cambios, que nos dan cuenta de las muchas posibilidades de la realidad que habitamos. Ese sería para mí uno de los primeros puntos a destacar de la narrativa con la que nos encontramos en este libro: pequeñas distorsiones que, sin embargo, funcionan para colocarnos en espacios disímbolos, en los que personajes tendrán que actuar y representar su papel de acuerdo con lo que las circunstancias les exigen.

A partir de las líneas narrativas o temas que construyen los cuentos del libro de Rodolfo JM, éste se puede dividir en tres grandes secciones o bloques: Ciencia ficción, miedo a los insectos y literatura o crítica al medio cultural literario; aunque hay que decir que estas líneas o temas no son puros: se cruzan y se mezclan con otros temas subyacentes.

“Versos de una hora”, el cuento que abre el libro y que le da título, nos habla de un universo, una Cd. De México parecida a la nuestra que, sin embargo, ha sido transformada por el poder del partido. En este relato, vemos a un personaje, Marcial, que trabaja en las pruebas de lanzamiento de algún cohete, que el régimen político considera la prueba del poder alcanzado por el país. Por supuesto, el universo construido por JM se conforma a partir de la posibilidad del triunfo del comunismo en México. Un comunismo construido a partir del control total, de la búsqueda de la hegemonía política continental. Es decir, una réplica de la URSS, pero en territorio americano.

La historia que se desarrolla en este cuento es la de Marcial, un mecánico de la fuerza aérea, quien en su día de descanso decide pasar por una pequeña librería de viejo, en donde encontrará el libro de poesía (“actividad burguesa por excelencia”): Versos de una hora, un libro peligroso que solo tiene el nombre del autor, una fecha de impresión y un teléfono: Hernaldo Negro, septiembre de 1968. Y un poema que Marcial (nombre poético por donde se le mire) considera escrito por un loco:

Hay otro mundo que no es éste,

Pero está aquí mismo.

Versos peligrosos, pero que nos hablan de las múltiples posibilidades de la realidad.Tema, que, como hemos comentado, se encuentra en el centro de la obra de Rodolfo JM. Mundos que se desdoblan y que dejan a la intemperie los pliegues de locura,de extrañeza, de insensatez que dominan nuestra realidad.

La segunda línea narrativa que podemos señalar en el libro es la de los insectos y el miedo y el terror que pueden producir. Esto lo podemos ver en cuentos como “Aracnofilias”, “El problema con los palpígrados” o “El Paciente Zero”, en donde lo que vemos es una mezcla entre miedo a los insectos, ciencia y apocalipsis. Textos breves,bien construidos en los que el lector siente la zozobra de que algo está apunto de explotar, de que nos encontramos justo en la zona cero y que la desgracia se encuentra a minutos de empezar, de suceder.

Esta es una de las características más destacables de la narrativa de Rodolfo JM, su capacidad para la creación de cuentos que son meta relatos. Nunca estamos ante un universo cerrado, al contrario, nos encontramos ante universos con vasos comunicantes a otros universos, a otras narrativas, a otros momentos históricos.

En su fino tejió toda una simbología y una historia a partir de una película pornográfica y de la posibilidad de que la industria porno fuera legal en nuestro país. A partir de estas premisas Rodolfo JM construyó una serie de cuentos que se interrelacionaban para ampliarlas posibilidades narrativas de sus cuentos. En esta ocasión, los cuentos que encontramos en Versos de una hora no se concatenan de la misma forma, pero el ánimo meta ficcional está presente, dándonos la impresión de que lo que está sucediendo en el cuento tiene una continuidad temporal. Aunque en casos como el del “Paciente Zero”, lo que nos cuenta el autor es el punto de inicio de una tragedia que ya sucedió, que ya barrió con toda la humanidad, y que lo que hacer el autor es contarnos justo el inicio oscuro de esa tragedia. Un inicio que es explicado a través de la ciencia, que no alcanzó a entender los riesgos que se corrían ante la inminencia de una peste. Algo, que, sin embargo, el lector, no sabe, pero intuye. Es ahí en donde se encuentra la brillantez narrativa de estos cuentos: en lo que no se dice, en lo que nos deja ver, en la posibilidad que le deja al lector de terminar o completar la historia.

La última parte del libro contiene cuentos como “Una mañana de diciembre”, en donde el autor nos relata las horas previas a la “Orgía del fin del mundo”, una fiesta sexual en donde participará la otrora estrella porno Rex Porneau, que participará a la que posiblemente sea su última producción invitado por un estrafalario millonario, que cree en las supuestas profecías mayas sobre el fin del mundo. Pornografía más pseudo-espiritualismo para crear una atmósfera angustiante sobre ese posible fin del mundo.

El universidad invisible”, cuento en el que se hace referencia a una especie de secta o de guerrilla literaria, que lucha en contra del aburguesamiento de la  literatura, un grupo desconocido, oculto, que pelea en contra del control que la burocracia cultural está ejerciendo en contra de la creación libre y realmente artística: “¿Dónde estaban los románticos poetas que reconstruirían la realidad con versos?” Se pregunta el narrador en algún momento, para después reflexionar sobre el hecho de que tal vez la lucha de los miembros de la Universidad invisible en contra de las hormigas tenía más de político que de literario.

Un cuento que retoma a la figura del poeta José Carlos Becerra, muerto trágicamente en un accidente automovilístico en Italia, como un referente de la lucha y de la libertad poética que mueve a los miembros de la Universidad invisible en su lucha. Un cuento que nos habla del poder, de la creación, de la libertad, de la oscuridad que en algunos momentos cubre a la literatura nacional, y que nos da cuenta de algunas de las preocupaciones estéticas de Rodolfo JM, que nos deslumbra, una vez más, con este libro repleto de referencias, sinuosidades, recovecos por donde la sorpresa nos asalta y nos demuestra que:

Hay otro mundo que no es este,

Pero está aquí mismo.

Comprar en línea 
Facebook Comments