Tras de Los hablantes de verónica gerber bicecci

¿Qué cose

en esta voz? ¿Qué

cose esta

voz

de este lado y del otro?

Paul Celan

Esto que escuchas es

                                     una conversación

una ida y vuelta entre los muros

de la casa       del lenguaje

esto que escuchas es un nombre

 

cualquier nombre es una ausencia

o una inscripción de un cuerpo

 

sobre otro; esto que ves

son los muros del lenguaje

 

el encuentro entre disensos

una voz sobre la voz es

                                           otra voz

 

en la que asoma una fractura

como una muerte que perdió a su muerto

 

una ausencia, dicen, es la voz aparición

encuentro de un cuerpo

                                          — bocas al resguardo

 

de los muros del lenguaje

no hay lenguaje que soporte

                                                   el régimen de fracturas

 

esto que ves / esto que oyes / esto que te toca en su rechazo

 

es un pronombre — ¿nosotros, ellos, quiénes?

Cualquier pronombre es una aparición de la frontera —

 

los pueblos no somos invasores

ni estamos de paso por estas tierras

y territorios; nosotros somos parte integrante de ellos

 

contacto del pronombre,

su matriz de golpeteos — él dice territorio

como quien nombra esquinas / paredes / máquinas de producción

(estos que ves son los muros del lenguaje)

 

La pluralidad ficticia se extiende a los pronombres posesivos

 

un cuerpo es lo que mi boca nombra — tú

mapa — asociación — nosotros —

 

en los pronombres

se asoma la fractura

 

Del yo al nosotros

¿para qué vivimos juntos?

 

tú ordenas el mundo,

                                   esto cuenta

tanto como nueve cuarentaytres nombres

 

nombrados de rodillas

túmulos, túmulos

 

miras las cosas, los papeles blancos

que regresan el filo de las cosas

 

Uno de todos nosotros tiene que escribir

si es que esto va a ser contado.   

en los pronombres se asoma la fractura

Durante décadas, en la economía capitalista

hemos hablado sólo de Yo, yo, yo.

Y mira a dónde nos ha llevado

este pensamiento /

                              pues en los pronombres

se asoma la fractura

 

mira los hombres que te miran

hay se dice participación

 

de la vista en lo visible,

y de lo visible a su vez en lo invisible

 

que no es otra cosa que la vista misma

los pronombres como sujetos —

 

¿desde dónde hablan,

desde qué fractura se hacen escuchar?

 

la vida no es la vista

tampoco basta para hablar para decir la vida

 

tampoco basta para reunirse, para hacer la vida

la vida no es la vida

 

si no se encuentra justa en lo común

no ajustada — sino en su precisión terrestre

 

— máquina del territorio

la lengua no basta —

                                     la mirada se aproxima

 

pero no basta — usurera

de lo que se nombra

 

una lengua para el imperio, dijo,

Nebrija dijo que un imperio

 

debía tener una lengua

la lengua era una fogata

 

o los hablantes

                          entre ellos se produjo una conversación

es decir

            un campo de tensiones

 

como un imperio es un campo de la lengua

de la lengua salían los cortes

 

las fracturas — los quiebres — los requiebros

de la lengua, los barcos

                                          — con esclavos

 

cada uno una lengua cada uno

una lengua cada uno una

 

conversación consigo mismo y sus cadenas

habla el hierro a la carne

 

como habla una lengua al oído su secreto

hablan los muros también de otras conversaciones

 

No es nuestra la derrota

                                          es nuestro el sesgo,

la fractura de las condiciones

 

Hay pronombres de varias especies,

la primera es la de los estricta

 

mente personales, que significan

la idea de persona

 

lo personal en la lengua —

imperio sin persona

 

¿qué es la persona que nombra

y la que es nombrada?

 

Yo sollozo, tú

gimoteas, él se aflige,

 

nosotros chillamos, ellos

lloran, ustedes se conduelen

 

límites, llaves y cerrojos.

No es nuestra la derrota es

                                                nuestro el sesgo.

 

es una actividad comunicativa oral

en la que dos o más hablantes o dolientes

 

se alternan ir y venir entre

un espacio y su contorno

 

escribir es ahuyentarse : nadie sale

 

la lengua es una de las actividades más típicamente humanas

un imperio es una actividad socializante

 

es una tarea delicada que se construye

con espacios privados

el espacio indicado es casa del lenguaje,

 

frontera de república entre muros

res publica con cercos y diagramas

 

los abismos están

comprometidos con el blanco, de ellos

 

surgió

la aguja de la nieve —

aquí no hay nieve —

abismos dobles

 

El blanco es, a veces, un breve estado de gracia

lo que se escribe en el aire

 

una palabra, con todo su verde,

vuelve sobre sí, se transplanta

 

sembrar palabras como costras de un imperio

levanta un cuerpo con

 

el cuerpo que camina

y colectivo se comuna

 

levanta un cuerpo para sembrar pronombres

como bombas de racimo

 

Una herida es siempre un territorio

límite, escapado a su destino.

 

El mismo que ya no es el mismo,

la disociación del aspecto y la apariencia,

 

la ausencia del rostro en la misma cara,

el cuerpo hundiéndose en el cuerpo,

 

deslizándose bajo él

Exposición de los desaparecidos —

 

no sirve nombrar

lo que no se ahuyenta —

 

El lenguaje es así.

 

Las frases en cursivas son citas tomadas de distintas fuentes, algunas elegidas por un diálogo explícito con una obra; otras, por una búsqueda aleatoria. Hay citas de Floriberto Díaz, Paul Celan, Cristina Rivera Garza, Julio Cortázar, Jean-Luc Nancy, José Luis Brea, la Gramática de la lengua castellana de la RAE, la Gramática de la lengua castellana de Andrés Bello, manuales de emprendimiento y de enseñanza de la lengua española.