Este domingo 3 de febrero Tatiana Zugazagoitia y Carmen Correa concluyeron temporada en la Sala Miguel Covarrubias de la pieza dancística: Anna Pavlova e Isadora Duncan: Diálogos, en la que se retrata el encuentro de ambas icónicas bailarinas en una estación de tren mientras esperan el que las llevará al más allá. Antes de su última función, pude acercarme a las intérpretes para conocer más a fondo la creación de dicha pieza escénica.

  1. ¿Hace cuánto y cómo surge Anna Pavlova e Isadora Duncan:Diálogos?

Tatiana Zugazagoitia:Surgió hace ya casi cinco años. Andaba yo buscando con qué celebrar/festejar creativamente el cumplir 50 años y el seguir bailando y me topé con que Isadora Duncan murió a los 50 años y pensé que estaría bien bonito hacerle un homenaje. Pero no tenía ganas de hacer un solo; la biografía de Isadora por sí misma ya habla entonces había que hacer algo más al respecto y tenía ganas de hablar también de lo que yo siento que está pasando con la danza actualmente. Y entonces descubro que Anna Pavlova también murió a los 50 años…

Carmen Correa:…con diferencia de tres años…

T.Z:…son contemporáneas entre sí, está padre y ahí dije que había que conseguir a la Ana Pavolva y pensé que Carmen Correa era la persona -sonríe- ideal para ser cómplice de esta travesía. Nos conocemos desde hace muchos años y tenemos mucha empatía de pensamiento, de filosofía de vida que tenemos…

C.C:…de entrenamiento…

T.Z:…de amor a la danza clásica, contemporánea.

C.C:También fue significativo que cuando ya empezamos a ver que esto sería para el 2018, cuando Tatiana y yo tendríamos 50 años, nos dimos cuenta que las dos estábamos cumpliendo 35 años de trayectoria.

Foto: Sabeth Mártinez. Serescena.com

2. ¿Esta pieza qué es? ¿Danza o teatro? ¿Hubo conflicto a partir de esto?

T.Z: Teníamos claro el susto de decir ¿vamos a festejar nuestros 35 años de bailarinas con una obra de teatro? Porque lo que es esto es una obra de teatro y hasta eso en formato convencional. Lo que tiene además esta obra de teatro es que bailamos.

C.C: No es un musical. Es una obra de teatro sobre danza, para la danza, de la danza, con bailarinas y danzas.

T.Z:Hay danza en esta obra de teatro. No podrían hacerla actrices entonces mejor nosotras aprendemos a actuar porque está más difícil que las actrices aprendan a bailar.

C.C: A partir de toda la investigación histórica que hicimos sobre Anna e Isadora de fotos, de la autobiografía, la investigación histórica que sí fue muy profunda, etc., en algún punto ya bastante incipiente del proceso de creación decidimos escribir el texto nosotras, entonces fuimos extrayendo la voz de ellas y la fuimos entretejiendo con las danzas y decidiendo dónde sí y donde no; fuimos tejiendo esta dramaturgia a partir de nuestra propia voz.

T.Z:La estructura nos permitió improvisaciones, saber dónde entra esto, este es el punto que nos hace ir hacia las pérdidas, este es el punto que nos hace ir hacia los amores y hacia la risa…

C.C:…y sentir cómo fluía. Gente de teatro nos cuestionaba si subía o bajaba el nivel pero no es lo mismo, porque en la danza es diferente… tiene otra fluidez, quizás en eso fue lo que fuimos amalgamando la estructura de teatro con la estructura de danza. Y buscando lo que nos hacía sentido. Cosas muy claras de que queríamos hablar de ellaspero nosotras a través de ellas. Una pieza de mujeres, sobre las pasiones, no tanto sobre su historia, sobre todo jalando su pasión, sus pérdidas, sus duelos.

T.Z: Y claro había que establecer al inicio quiénes son porque no puedes dar por hecho que la gente tiene por qué saberlo, entonces toda una primera parte hablamos de dónde vienen, cómo empezaron a bailar; te las regalamos, te las ofrecemos. El teatro para mí ha sido siempre un lugar natural, vengo de una familia de gente de teatro, más bien el bicho raro que decidió bailar en lugar deactuar.

Foto: Sabeth Mártinez. Serescena.com

3. ¿Qué piensan de la danza actualmente? ¿Creen que algo falta o algosobra?

C.C:La obra invita a la reflexión. Entendemos que en este mundo vertiginoso ya no puedes llamarte técnica Graham o técnica Limón o técnica Ballet; realmente la persona, la individualidad de la persona del que da clases ya sobrepasa un nombre de la técnica y sepierde.

T.Z:Estamos viviendo un cambio en las formas de entrenamiento. Son muy claras estas formas de piso, de partner, todo un entrenamiento que ya no tienen que ver…

C.C: Creo que la crítica es también hacer un guiño y decir cuidado, porque la estructura, la técnica te da herramientas. Te ayuda a cimentar las cosas y no solamente en la formación del cuerpo sino también en la estructura mental, en la estructura emocional. La metodología es fundamental. Yo creo que por esta necesidad de dar clases que además es importantísimo como medio de vivir, como medio de sustento, valdría la pena que reflexionaran un poquito y diseñaran la metodología. Revisar las técnicas que por algo han trascendido. Cómo partes de “A” para llegar a “Z”. Cada clase debe tener un proceso. David Howard decía que cada clase es un Work inprogress.

T.Z:Yo he oido a jóvenes criticar y decir “Ay, es que esos todavía hacen pliés, tendu y cepillados”. ¡Por algo!

C.C: Emocionalmente ¿Qué hace la clase de ballet? Una metodología procesal, la construyeron así por algo. La maestra Nellie Happee dice: “Jovenes, todos los que quieren hacer coreografía deberían leer el libro de Doris Humphrey y después tírenlo”.

T.Z:Pero conócelo. Y volvemos a esto. No estamos inventando nada, ya hubo gente atrás. A lo mucho rompes con lo que ya hubo pero averigua qué tendrías que romper.

C.C: No podemos romper algo que no se conoce. Derrida diría en la deconstrucciónque si quieres reconstruir tiene que conocer la historia profundamente y saber de dónde viene.

4. ¿Algún mensaje que quieran dar a las generaciones quevienen?

C.C:Bailar es felicidad.

T.Z.:No importa cómo lo hagan, pero sigan bailando. Que la danza siga viva.

C.C:Y que los proyectos salgan de adentro. No puedes crear si no es desde ti, desde tus emociones.

T.Z: Y no con las ganas de romper, sino de hacer.

C.C:Si te dedicas a ver que hay y renovar vas a terminar haciendo un “Frankenstein” 

T.Z:Y seguramente nada novedoso.

C.C: Otra cosa que creo que de esta obra es bien importante “No hay nada nuevo bajo el sol”. Si recibiste el legado de las generaciones pasadas se agradecido y da el crédito. Dale el crédito. Si estás haciendo piso móvil y fluidez, dale el crédito a David Zambrano. Dá el crédito de todos los que están atrás, eso hace grande a un artista, todos los grandes coreógrafos han honrado -aunque sea para romper con ellos- ¿Qué te cuesta?

Ambas acceden a tomarse una foto, me preguntan si me quedaré a la función, si voy sola, me advierten cuidarme y cruzamos unas palabras de la situación del país. Antes de salir para ocupar un lugar entre el público, la maestra Carmen Correa me sugiere “Disfruta la función, si la cámara distrae, déjala de lado”. Asiento.

Foto: Sabeth Mártinez. Serescena.com
Facebook Comments